Advertencia:

Este sitio no es recomendable para ovejas y/o rebaños que deban ser conducidos por pastores, este es un sitio para personas pensantes, personas que hagan uso del maravilloso regalo de Dios: el RACIOCINIO, que no es otra cosa que: “USAR LA RAZÓN PARA CONOCER Y JUZGAR"

Si Dios, por quien tenemos la razón, exige sacrificar la razón, es un prestidigitador que hace desaparecer lo que acaba de dar. (Diderot)

No aceptar como verdadero nada que no conozca evidéntemente como tal. (René Descartes)

"Estoy en desacuerdo con tus ideas, pero defiendo tu sagrado derecho a expresarlas" (Evelyn Beatrice Hall)

    sábado, 2 de abril de 2016

    Contradicciones en la Resurrección de Jesús El Cristo 
     
    En su primera carta a los Corintios, Pablo, el mendaz Saulo de Tarso, el coautor del asesinato de Esteban, argumenta:

    1ra. a Corintios 14:33

    33.- pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos,

    “Dios no es Dios de confusión”, claro que no lo es, pero no el “dios” (con minúscula) de La Biblia, libro supuestamente inspirado por Dios, pero que contiene ciento de mentiras, incongruencias, inconsistencias, contradicciones y aberraciones.

    Los defensores de La Biblia arguyen, en defensa de ese bodrio, que es preciso, para poder entenderla, leerla en la lengua en la cual fue escrita, pero, siendo que Dios es omnisciente, debería, suponiendo que tal chapuza fue inspirada por él, haber tomado las precauciones para que cualquiera, en cualquier lengua, en cualquier época y en cualquier lugar, la pudiese leer y entender, y así conocer su mensaje, sin tener que conocer una lengua extinta, y más aun siendo que sobre dicho lengua existen muchas contradicciones.

    1ra. a Corintios 14:9

    9.- Así también vosotros, si por la lengua no diereis palabra bien comprensible, ¿cómo se entenderá lo que decís? Porque hablaréis al aire.

    “Si por la lengua no diereis palabra bien comprensible, ¿cómo se entenderá lo que decís?”

    Y ese es el quid de la cuestión, que en ese libro supuestamente “inspirado por Dios” la palabra no es “bien comprensible”, y no lo es porque son muchas las contradicciones que presenta.
      
    Así las cosas entramos en el tema en cuestión:
    Según Mateo, María Magdalena (y también "la otra María") fueron al sepulcro al amanecer del primer día de la semana. Mientras lo hacían, la piedra que bloqueaba la tumba fue removida (en su presencia) por un ángel, mediando un terremoto.

    Mateo 28: 1-2

    1.- Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro.

    2.- Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella.

    Además de las dos Marías estaban presentes algunos guardas los cuales “de miedo de él (del ángel) temblaron y se quedaron como muertos”, Juan no dice nada del terremoto y mucho menos de los aterrados guardas, tampoco lo hacen Marcos o Lucas, esta “información” solamente la suministra Mateo.

    Mateo 28: 3-4

    3.- Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve.

    4.- Y de miedo de él los guardas temblaron y se quedaron como muertos.

    Después de que el ángel les habla (versículos 5-8), ellas “con gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos”.

    Mateo 28: 5-8

    5.- Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado.

    6.- No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor.

    7.- E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho.

    8.- Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos,

    Y… En el camino se encuentran con el mismísimo Jesús.

    Mateo 28: 9

    9.- he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron.

    Juan también describe la visita de María Magdalena (no dice nada sobre "la otra María")  por la mañana, “siendo aún oscuro”, al sepulcro de Jesús El Cristo, encontrándose con que la piedra había sido quitada, a continuación María Magdalena corre y acude a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús (¿Juan?) y les comunica: “Se han llevado del sepulcro al Señor”.

    Juan 20: 1-2

    1.- El primer día de la semana, María Magdalena fue de mañana, siendo aún oscuro, al sepulcro; y vio quitada la piedra del sepulcro.

    2.- Entonces corrió, y fue a Simón Pedro y al otro discípulo, aquel al que amaba Jesús, y les dijo: Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.

    Si, según Mateo,  María Magdalena y la otra María se encontraron con un ángel en la tumba, que les hizo saber, refiriéndose al cuerpo de Jesús El Cristo: “No está aquí, pues ha resucitado, como dijo”  ¿Cómo se explica que Juan 20:2 nos hace saber que María Magdalena (sin mencionar a la “otra María”) le dice a Simón Pedro y al otro discípulo: “Se han llevado del sepulcro al Señor”? ¿ ?Acaso no dice, claramente, Mateo, (28: 5-9) que el ángel dijo, refiriéndose al cuerpo de Jesús El Cristo: “No está aquí, pues ha resucitado, como dijo”.
                   
    De igual manera llama poderosamente la atención el que mientras Mateo (28:2) indica que  un ángel del Señor, terremoto de por medio, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella todo esto en presencia de María Magdalena, de la “otra María” y de unos guardas, Juan, a su vez (20:1) declara que María Magdalena (¿Y la otra María qué pasó con ella?) al llegar “vio quitada la piedra del sepulcro”.

    Pero sigamos leyendo… sigamos escudriñando.

    Juan 20:3-10

    3.- Y salieron Pedro y el otro discípulo, y fueron al sepulcro.

    4.- Corrían los dos juntos; pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro, y llegó primero al sepulcro.

    5.- Y bajándose a mirar, vio los lienzos puestos allí, pero no entró.

    6.- Luego llegó Simón Pedro tras él, y entró en el sepulcro, y vio los lienzos puestos allí,

    7.- y el sudario, que había estado sobre la cabeza de Jesús, no puesto con los lienzos, sino enrollado en un lugar aparte.

    8.- Entonces entró también el otro discípulo, que había venido primero al sepulcro; y vio, y creyó.

    9.- Porque aún no habían entendido la Escritura, que era necesario que él resucitase de los muertos.

    10.- Y volvieron los discípulos a los suyos.

    Mateo no dice nada de la visita, al sepulcro, por parte  de Pedro y el “otro discípulo”.

    Pero sigamos leyendo… sigamos escudriñando.

    Según Juan,  María, llorando, se inclina para mirar dentro del sepulcro y ve a dos ángeles, a quienes les informa  “se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto”

    Juan 20: 11-13

    11.- Pero María estaba fuera llorando junto al sepulcro; y mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro del sepulcro;

    12.- y vio a dos ángeles con vestiduras blancas, que estaban sentados el uno a la cabecera, y el otro a los pies, donde el cuerpo de Jesús había sido puesto.

    13.- Y le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.

    ¿Cómo que “no sabe dónde le han puesto”, cómo que “se han llevado a su Señor?... ¿Acaso María sufre en ese momento un episodio de Alzheimer? ¿Acaso no dice, claramente, Mateo, (28: 5-9) que el ángel dijo, refiriéndose al cuerpo de Jesús El Cristo: “No está aquí, pues ha resucitado, como dijo”, ¿O es que quien está equivocado es Mateo y no Juan?

    Por otra parte Mateo habla de un ángel, Juan menciona dos ángeles… ¿Cuántos, en definitiva, son… uno… dos?  

    Pero sigamos leyendo… sigamos escudriñando.

    En Mateo 28:9 nos enteramos de que las Marías al encontrarse con Jesús “acercándose, (a él) abrazaron sus pies, y le adoraron”. Sin embargo Juan en el capítulo 20, versículo 17 nos hace saber:

    Juan 20: 14-17

    14.- Cuando había dicho esto, se volvió, y vio a Jesús que estaba allí; mas no sabía que era Jesús.

    15.- Jesús le dijo: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo lo llevaré.

    16.- Jesús le dijo: ¡María! Volviéndose ella, le dijo: ¡Raboni! (que quiere decir, Maestro).

    17.- Jesús le dijo: No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.

    Jesús, según Juan (20:17) ordena a María: “No me toques, porque aún no he subido a mi Padre”, lo que discrepa de lo indicado por Mateo (28:9) “acercándose, (a él) abrazaron sus pies, y le adoraron”… ¿…?

    Por si todas las contradicciones señaladas en los dos Evangelios anteriores (Mateo y Juan) fuesen pocas, al abordar la lectura del Evangelio de Marcos, respecto al mismo tema: La Resurrección de Jesús El Cristo, nos encontramos con que:

    Según Marcos (16:1) fueron tres las mujeres que acudieron al sepulcro: María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé; Mateo (28:1), como ya dijimos, menciona dos, y Juan (20:1) indica la asistencia sólo de una. 

    Marcos 16: 1-8

    1.- Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle.

    2.- Y muy de mañana, el primer día de la semana, vinieron al sepulcro, ya salido el sol.

    3.- Pero decían entre sí: ¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro?

    4.- Pero cuando miraron, vieron removida la piedra, que era muy grande.

    5.- Y cuando entraron en el sepulcro, vieron a un joven sentado al lado derecho, cubierto de una larga ropa blanca; y se espantaron.

    6.- Mas él les dijo: No os asustéis; buscáis a Jesús nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar en donde le pusieron.

    7.- Pero id, decid a sus discípulos, y a Pedro, que él va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os dijo.

    8.- Y ellas se fueron huyendo del sepulcro, porque les había tomado temblor y espanto; ni decían nada a nadie, porque tenían miedo.

    Contrastando con lo dicho por Mateo (28:2), Marcos declara que la piedra, al momento de llegar las tres mujeres, había sido removida, además, manifiesta Marcos, disintiendo de lo expuesto por Juan (20:12) que sólo había un ángel, y no como alega este último, que eran dos los ángeles.

    Y es así como llegamos al Evangelio de Lucas
    Lucas 24

    1.- El primer día de la semana, muy de mañana, vinieron al sepulcro, trayendo las especias aromáticas que habían preparado, y algunas otras mujeres con ellas.

    2.- Y hallaron removida la piedra del sepulcro;

    3.- y entrando, no hallaron el cuerpo del Señor Jesús.

    4.- Aconteció que estando ellas perplejas por esto, he aquí se pararon junto a ellas dos varones con vestiduras resplandecientes;

    5.- y como tuvieron temor, y bajaron el rostro a tierra, les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?

    6.- No está aquí, sino que ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea,

    7.- diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado, y resucite al tercer día.

    8.- Entonces ellas se acordaron de sus palabras,

    9.- y volviendo del sepulcro, dieron nuevas de todas estas cosas a los once, y a todos los demás.

    10.- Eran María Magdalena, y Juana, y María madre de Jacobo, y las demás con ellas, quienes dijeron estas cosas a los apóstoles.

    11.- Mas a ellos les parecían locura las palabras de ellas, y no las creían.

    12.- Pero levantándose Pedro, corrió al sepulcro; y cuando miró dentro, vio los lienzos solos, y se fue a casa maravillándose de lo que había sucedido.

    Lucas en (24:1), al igual que Marcos en (16:1) afirma que quienes acudieron al sepulcro de Jesús El Cristo Lo hacen con la finalidad de “ungirlo con especias aromáticas”, ni Juan, ni Mateo hablan, en ningún momento de tal ungimiento.

    Según Lucas fueron varias las mujeres que acudieron al sepulcro, (24:10) “María Magdalena, y Juana, y María madre de Jacobo, y las demás con ellas”, por lo menos cinco lo que contradice a Mateo (28:1), quien dice que  fueron dos: “María Magdalena y la otra María”, a Marcos (16:1), quien indica que fueron tres: “María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé”, y a Juan (20:1), quien informa que sólo fue una: María Magdalena.

    Lucas (24:2), al igual que Marcos (16:4), y Juan (20:1), nos hace saber que la piedra ya había sido removida al momento de su llegada al sepulcro… “Y hallaron removida la piedra del sepulcro”, contradiciendo lo dicho por Mateo (28:1-2), quien no sólo dice que la piedra no había sido removida, además informa, Mateo,  que dicha piedra es removida, por un ángel, en el momento que llegan “María Magdalena y la otra María”, y habla de un “terremoto” (que no es mencionado por ninguno de los otros evangelistas)… “Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella.

    Por todo lo expuesto en los párrafos anteriores resulta palmario que Los cuatro Evangelistas se contradicen, sin embargo estos párrafos no los presento de manera inconcusa, todo lo contrario, es mi intención que sean sometidos a la brillante luz de la razón y que en base a esa razón brille la verdad.

    Que el Dios que habita en el corazón de cada uno de nosotros nos asista.

    "Si, en La Biblia, existe una contradicción en inglés, en español o en cualquier otro idioma, entonces La Biblia es contradictoria".

    "Todas las religiones son obras humanas y, en el fondo, equivalentes; se elige entre ellas por razones de conveniencia personal o de circunstancias". (Averroes).

    Hago del conocimiento de mis apreciados lectores que por ningún motivo, y bajo ninguna circunstancia tengo intenciones de dar respuesta a comentarios anónimos. 
    Si tú, amigo lector, deseas recibir respuesta a tu comentario, una vez lo hayas hecho, en el espacio destinado para tal fin, envía a: venser5962@gmail.com una copia de dicho comentario y a la mayor brevedad te daré respuesta.

    Lo antes planteado no implica censura de ningún tipo, los comentarios anónimos podrás seguir haciéndolos, sólo que no tendrás respuesta alguna, y bajo ninguna circunstancia, serán censurados. Las respuestas, además de ser enviadas a la dirección indicada en los mensajes, serán publicadas en este blog.


    A los lectores...GRACIAS

    martes, 24 de febrero de 2015

    La esclavitud en la Biblia


    La esclavitud, exceptuando el asesinato, es el acto más deshonesto, inmoral y obsceno que persona alguna pueda llevar a cabo.

    No obstante, la esclavitud es protegida, apoyada, e incluso fomentada en La Biblia, en ese supuesto “Manual de Moral y Virtudes”.

    Tanto en el Antiguo como en el  Nuevo Testamento, La Biblia manifiestamente aprueba la esclavitud en muchos capítulos y versículos, y llega a “legislar”, de manera amplia y suficiente, sobre: cómo adquirir esclavos, que ganancias se pueden obtener por o través de ellos, y hasta establece cuando tener relaciones sexuales con las esclavas.
     
    Los seguidores del libro, supuestamente “inspirado por Dios”, conocido como “La Biblia”, soslayan las implicaciones morales de la esclavitud, alegando que los esclavos eran en realidad empleados o sirvientes.

    Muchas traducciones de la Biblia usan expresiones eufemísticas tales como: siervo, sierva, criado, criada,  para sustituir la dura y malsonante palabra "esclavo", con la finalidad de atenuar, de manera total y absolutamente infructuosa, la deleznable seudo moral bíblica.

    El que muchos (o algunos) esclavos hayan trabajado como sirvientes de la casa no implica que no hayan sido esclavos, el sólo hecho de haber sido comprados y/o vendidos les vilipendiaba, siendo, además,  en oportunidades tratados peor que animales.

         En Levítico 25:44-46 se nos muestra de manera fehaciente que los esclavos (seres humanos), son una propiedad y como tal pueden ser comprados y vendidos… como si fuesen animales u objetos.

    Levítico 25:44-46

    44.- Así tu esclavo como tu esclava que tuvieres, serán de las gentes que están en vuestro alrededor; de ellos podréis comprar esclavos y esclavas. 

    45.- También podréis comprar de los hijos de los forasteros que viven entre vosotros, y de las familias de ellos nacidos en vuestra tierra, que están con vosotros, los cuales podréis tener por posesión.

    46.- Y los podréis dejar en herencia para vuestros hijos después de vosotros, como posesión hereditaria; para siempre os serviréis de ellos; pero en vuestros hermanos los hijos de Israel no os enseñorearéis cada uno sobre su hermano con dureza.

    La infamia reflejada en los versículos anteriores no precisa comentario alguno… es manifiesta, clara, evidente, ostensible… sin embargo me permito llamar la atención de los lectores respecto a quién (¿supuestamente?),  está dictando esas normas/leyes/preceptos, y la respuesta la encontramos en el primer versículo del citado capítulo 25 de Levítico:

     1.- Jehová habló a Moisés en el monte de Sinaí, diciendo:

    Si, amigo lector, leyó bien, no hay error alguno… según Moisés (presunto autor de Levítico), es decir: según La Biblia (libro supuestamente “inspirado por Dios”), el legislador es el mismísimo Jehová Dios.

    Ese dios (con minúscula), no es tal… un dios que con esa villanía y ruindad dicta leyes como las señaladas en los versículos que hasta ahora hemos visto, no es el Dios verdadero… Dios… el verdadero… el único… no es racista, no tiene pueblo escogido, para Él su creación, toda, es escogida; no es xenófobo, nadie es extranjero o forastero en ningún lugar porque todo lugar es Él, y Él esta en todo lugar; como padre amoroso nos cuida, nos protege, es el Dios de los buenos y justos, pero también es el Dios de los pecadores.

    El alegato de los seguidores del llamado “libro inspirado por Dios”, para justificar las barbaridades señaladas, es que: “Eran otras épocas, que eran otros tiempos”, lo cual es incoherente toda vez que Dios trasciende el tiempo y el espacio, Dios es inmutable, es el mismo que fue y seguirá siéndolo, el verdadero Dios no cambia, no necesita corregir, Él es perfección, todo lo que de Él dimana es perfecto, no es susceptible a ajustes correctivos, no actúa a o en consecuencia de....

    Dios, el Dios real, no se adapta a los tiempos, a las épocas, los tiempos, las épocas son su creación, por lo que ellos (los tiempos y las épocas), son en función de su parecer. 

    ¿ESTABAN LOS HEBREOS EXENTOS DE LA ABYECCIÓN, DE LA IGNOMINIA, DE LA ESCLAVITUD?

    Veamos qué le dice Jehová, Dios, a Moisés:

    Éxodo 21:1-6

    1.- Estas son las leyes que les propondrás.

    2.- Si comprares siervo hebreo, seis años servirá; mas al séptimo saldrá libre, de balde.

    3.- Si entró solo, solo saldrá; si tenía mujer, saldrá él y su mujer con él.

    4.- Si su amo le hubiere dado mujer, y ella le diere hijos o hijas, la mujer y sus hijos serán de su amo, y él saldrá solo.

    5.- Y si el siervo dijere: Yo amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos, no saldré libre;

    6.- entonces su amo lo llevará ante los jueces, y le hará estar junto a la puerta o al poste; y su amo le horadará la oreja con lesna, y será su siervo para siempre. 

    Es “interesante”, por decirlo de alguna manera, ver como en los versículos precedentes es sustituida la palabra “esclavo” por la de “siervo”,

    ¡Oh insensato hombre, que no puede crear un gusano y sin embargo crea Dioses por docenas!

    Michel de Montaigne (1533-1592) 

    miércoles, 8 de mayo de 2013

    ¿La mujer (Eva) es culpable de todos los males de la humanidad?


    El misógino (ver: Fructificad y Multiplicaos ¿es bueno o no?) Saulo/Pablo conocido en los medios cristianos con el remoquete de San Pablo dice en su epístola a Timoteo:

    Adán no fue engañado, sino que la mujer”

    1° a Timoteo 2:14
    14.- y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión.

    Aun cuando Eva fue creada después de Adán y, para ese momento, ya había sido dada la prohibición de comer del fruto del “árbol del bien y el mal”.

    Génesis 2:15-17
    15.- Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.
    16.- Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer;
    17.- mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

    Es procedente, en este momento, recordar la discriminación que, con relación a la mujer, se lleva a cabo en el libro supuestamente “inspirado”, conocido como La Biblia, dicha discriminación no se circunscribe al versículo señalado al principio: “y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión”. … no,… dicha discriminación va más allá: la mujer es “hecha” después de los animales, y sólo porque entre estos no se encontró “ayuda idónea”para el hombre.

    Génesis 2:15-23 
    18.- Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.
    19.- Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre.
    20.- Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él.
    21.- Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.
    22.- Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.

    Eva le creyó a la serpiente la cual era: “astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho”, cuando esta le aseguró que si comía del Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal iba a ser sabia y no moriría.

    Génesis 3:1-5
    1.- Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?
    2.- Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer;
    3.- pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.
    4.- Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;
    5.- sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

    Eva ha sido culpada por causar la caída de Adán, y en definitiva por la caída de la humanidad.

    Antes de comer el fruto prohibido ni Adán ni Eva tenían conocimiento del bien y del mal, en consecuencia no podían saber que era un pecado desobedecer a Dios, o en todo caso obedecer a la serpiente, nunca le fueron explicados los motivos para esa prohibición.

    Después de que los primeros seres comieron el fruto prohibido Dios colocó una guardia alrededor del "Árbol de la Vida Eterna", para evitar que Adán y Eva comieran de su fruto... ¿Por qué no hizo lo mismo con el "Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal" antes de que Adán y Eva desobedecieran?... ¿Acaso Dios no tenía idea de lo que iba a ocurrir respecto a Adán, Eva y el Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal?... ¿Dios en su infinita omnisciencia desconocía lo que iba a suceder?.

    A pesar de que la prohibición con respecto al fruto prohibido fue hecha a Adán antes que Eva apareciera en escena, Eva (la mujer) ha sido culpada por la “caída”… por todos los males de la humanidad.

    “Si un hombre siguiera, en la actualidad, las enseñanzas del Antiguo Testamento, sería un criminal. Si siguiera estrictamente las enseñanzas del Nuevo, sería un loco”. (Robert Green Ingersoll)

    Hago del conocimiento de mis apreciados lectores que por ningún motivo, y bajo ninguna circunstancia tengo intenciones de dar respuesta a comentarios anónimos. Si tú, amigo lector, deseas recibir respuesta a tu comentario, una vez lo hayas hecho, en el espacio destinado para tal fin, envía a: venser5962@gmail una copia de dicho comentario y a la mayor brevedad te daré respuesta.

    Lo antes planteado no implica censura de ningún tipo, los comentarios anónimos podrás seguir haciéndolos, sólo que no tendrás respuesta alguna, y bajo ninguna circunstancia, serán censurados. Las respuestas, además de ser enviadas a la dirección indicada en los mensajes, serán publicadas en este blog.

    A los lectores...GRACIAS

    domingo, 4 de noviembre de 2012

    Dios es amor


    En los capítulos y versículos que señalo a continuación se nos hace saber que Dios no sólo es amor, también es fuente de paz y gozo, además de otras excelsas virtudes.

    Así vemos que el mendaz Saulo/Saulo de Tarso/Pablo, alias San Pablo, en su epístola a los Corintios les informa:

    2da de Corintios13:11,14
    11.- Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros.

    14.- La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.

    De igual manera, Juan, no sabemos cual, si Juan El Evangelista o Juan el Presbítero (Concilio de Roma año 382), nos dice:

    1ra de Juan 4:8-12,16
    8.- El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.

    9.- En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.

    10.- En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.

    11.- Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.

    12.- Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.

    16.- Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.

    De nuevo el nunca bien ponderado “San Pablo” nos habla del amor de Dios, esta vez en la epístola dirigida a los habitantes de Galacia,

    Gálatas 5:22-23
    22.- Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,

    23.- mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

    Pero, ¿en realidad es así?, ¿Es en verdad el dios bíblico un dios de amor, un dios de paz?... veamos que nos dice el libro supuestamente inspirado por Dios:

    Deuteronomio 32:23-25
    23.- Yo amontonaré males sobre ellos; Emplearé en ellos mis saetas.

    24.- Consumidos serán de hambre, y devorados de fiebre ardiente Y de peste amarga; Diente de fieras enviaré también sobre ellos, Con veneno de serpientes de la tierra.

    25.- Por fuera desolará la espada, Y dentro de las cámaras el espanto; Así al joven como a la doncella, Al niño de pecho como al hombre cano.

    Con la finalidad de que no se me acuse de “sacar de contexto” los versículos citados hago un resumen (sinopsis) del capítulo al que los mismos corresponden:

    Los versículos 23, 24 y 25 del capítulo 32 de Deuteronomio, son parte de un “cántico” que Moisés escribió (por orden de Jehová), a raíz de que Jehová le reveló lo que el pueblo de Israel iba a hacer una vez muerto Moisés, y cuando hubiesen entrado en la tierra prometida.

    Es decir: ya Dios sabía que el pueblo actuaría de esa manera:

    Deuteronomio 32:16-18
    16.- Y Jehová dijo a Moisés: He aquí, tú vas a dormir con tus padres, y este pueblo se levantará y fornicará tras los dioses ajenos de la tierra adonde va para estar en medio de ella; y me dejará, e invalidará mi pacto que he concertado con él;

    17.- y se encenderá mi furor contra él en aquel día; y los abandonaré, y esconderé de ellos mi rostro, y serán consumidos; y vendrán sobre ellos muchos males y angustias, y dirán en aquel día: ¿No me han venido estos males porque no está mi Dios en medio de mí?

    18.- Pero ciertamente yo esconderé mi rostro en aquel día, por todo el mal que ellos habrán hecho, por haberse vuelto a dioses ajenos.

    Si Dios sabía lo que habría de suceder, habida cuenta que, según La Biblia (libro supuestamente inspirado por el mismísimo Dios), Él es omnisciente y antes de que el hombre hable ya Dios sabe lo que va a decir, y así nos lo dice el Salmo 139, en los versículos 3 y 4:

    Salmos 139:3-4
    3.- Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos.

    4.- Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda.

    Entonces, tomando en cuenta, que Dios, como dije antes, sabe todo, aún antes que “la palabra esté en nuestra lengua”, y que este dios es (supuestamente) un Dios de amor, por qué no evita que el hombre incurra en hechos que lo condenarían.

    Y es aquí donde los seguidores del supuesto libro inspirado por Dios, al no tener nada que argumentar en defensa de su libro recurren al manido argumento del “libre albedrío”, pero… ¿es en realidad así?, ¿tiene el hombre (según La “Santa” Biblia”) el poder de decidir?... veamos que nos dice el mencionado bodrio:

    Isaías 46:10-11
    10.- que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero;

    11.- que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré.

    En consecuencia: todo lo que es, sucede, y acontece; sucede, es y acontece porque (de nuevo, según el libro en cuestión) Dios así lo quiere: “y haré todo lo que quiero;” y siendo así, que Él hace “todo lo que quiere”, ¿Por qué, entonces, castiga al hombre, que sólo actuó como Él (Dios) había dispuesto.

    Si este dios bíblico, según el “santo libro”, “hace lo que quiere”, ¿por qué castiga de manera tan despiadada e inmisericorde a su creación?… más aún… ¿Por qué “Al niño de pecho”?, ¿Cuál puede ser el pecado o la transgresión cometida por un “niño de pecho”?.

    Deuteronomio 32:25
    25.- Por fuera desolará la espada, Y dentro de las cámaras el espanto; Así al joven como a la doncella, Al niño de pecho como al hombre cano.

    Por último (por ahora) el versículo abajo citado nos habla de un dios sádico, porque sólo un sádico puede “gozarse” en “arruinar y destruir” a su creación, a sus hijos… Tú amigo lector ¿te “gozarías” en “arruinar y destruir” a tu creación, a tus hijos?.

    Deuteronomio 28:63
    63.- Así como Jehová se gozaba en haceros bien y en multiplicaros, así se gozará Jehová en arruinaros y en destruiros; y seréis arrancados de sobre la tierra a la cual entráis para tomar posesión de ella.

    Yo si creo que Dios es amor, pero no ese dios que se nos presenta en La Biblia, sé que existe un Dios que como padre amoroso nos cuida, nos protege; que no es propiedad exclusiva de ninguna religión, que es el Dios de los buenos y justos pero también es el Dios de los pecadores, Dios es presencia, es esencia, Dios es , en definitiva: inefable, incognoscible.

    El hombre, el hombre necio, trató de darle una connotación humana, olvidándose de su inefabilidad, para mejor comprenderlo, confiriéndole, obviamente, todas las pasiones y limitaciones humanas, lo que lo convirtió en un dios (con minúscula), bárbaro, veleidoso, vengativo, absurdo, vanidoso, rencoroso, inconstante y castigador.

    Ese es el dios de las religiones o debería decir: de las invenciones humanas, porque eso son en definitiva las religiones: invenciones humanas.

    "Dios dice haz lo que quieras, pero toma la decisión incorrecta y serás torturado por toda la eternidad en el infierno. Esto, señor, no es libre albedrío. Sería semejante a un hombre que le dice a su novia: haz lo que desees, pero si eliges dejarme te seguiré el rastro y te volaré los sesos. Cuando un hombre dice esto, lo llamamos un psicópata, y pedimos a gritos que sea encarcelado o ejecutado. Cuando Dios dice esto mismo, lo llamamos 'amor' y construimos iglesias en su honor".
    William C. Easttom II 

    Hago del conocimiento de mis apreciados lectores que por ningún motivo, y bajo ninguna circunstancia tengo intenciones de dar respuesta a comentarios anónimos, habida cuenta que, por lo general resultan ser ofensivos y/o desagradables. Los criminales a menudo prefieren mantener su anonimato.

    Si tú, amigo lector, deseas recibir respuesta a tu comentario, una vez lo hayas hecho, en el espacio destinado para tal fin, envía a:

    venser5962@gmail

    una copia de dicho comentario y a la mayor brevedad te daré respuesta.
    Lo antes planteado no implica censura de ningún tipo, los comentarios anónimos podrás seguir haciéndolos, sólo que no tendrás respuesta alguna, y bajo ninguna circunstancia, serán censurados.

    Las respuestas, además de ser enviadas a la dirección indicada en los mensajes, serán publicadas en este blog, obviamente no daremos a conocer la dirección del lector.

    A los lectores...GRACIAS