Advertencia:

Este sitio no es recomendable para ovejas y/o rebaños que deban ser conducidos por pastores, este es un sitio para personas pensantes, personas que hagan uso del maravilloso regalo de Dios: el RACIOCINIO, que no es otra cosa que: “USAR LA RAZÓN PARA CONOCER Y JUZGAR"

Si Dios, por quien tenemos la razón, exige sacrificar la razón, es un prestidigitador que hace desaparecer lo que acaba de dar. (Diderot)

No aceptar como verdadero nada que no conozca evidéntemente como tal. (René Descartes)

"Estoy en desacuerdo con tus ideas, pero defiendo tu sagrado derecho a expresarlas" (Evelyn Beatrice Hall)

    miércoles, 2 de marzo de 2011

    Jesús/El Cristo/Dios ¿se equivocó?

    El editor de este blog, tal y como lo hace saber en el editorial del mismo (ver en la columna de la derecha), no tiene ninguna intención de negar la existencia de Dios, sería una soberana estupidez, el editor de este blog no “cree” que Dios exista, él editor de este blog sabe que  Dios existe, su intención, al publicar esta serie de artículos, es hacer evidente que “La Santa Biblia” está plagada de mentiras, incongruencias, inconsistencias, contradicciones y aberraciones, por lo que, en su opinión, “La Santa Biblia” no reúne las condiciones para ser guía del comportamiento humano, y mucho menos ser “la palabra de Dios”, en tal sentido presenta un nuevo artículo donde hace evidente que en La Biblia, “La Santa Biblia” , (manoseada, manipulada, modificada, adulterada por los hombres a su mejor saber y entender, y en función de sus intereses), existen mentiras, incongruencias, inconsistencias, contradicciones y aberraciones.

    Partiendo de la premisa, en mi opinión totalmente falsa, que Jesús “El Cristo” es Dios, debemos inferir, lógicamente, que como Dios no puede, no debe, equivocarse.
    Es, desde todo punto de vista, imposible que Dios se equivoque, en consecuencia: Jesús “El Cristo”, siendo Dios, premisa que repito: (en mi opinión) es totalmente falsa, no es propenso ni está sujeto a la más remota equivocación, pero los capítulos y versículos que hoy se presentan a consideración de los lectores parecieran demostrar lo contrario:

    En los evangelios de Marcos, Mateo y Lucas se nos narra, aunque con algunas variantes, el momento en que los discípulos de Jesús, al atravesar un sembrado, un día de reposo, arrancan espigas:

    Marcos 2:23
    23.- Aconteció que al pasar él por los sembrados un día de reposo, sus discípulos, andando, comenzaron a arrancar espigas. 

    Mateo 12:1
    1.- En aquel tiempo iba Jesús por los sembrados en un día de reposo; y sus discípulos tuvieron hambre, y comenzaron a arrancar espigas y a comer. 

    Lucas 6:1
    1.- Aconteció en un día de reposo, que pasando Jesús por los sembrados, sus discípulos arrancaban espigas y comían, restregándolas con las manos. 

    Según nos indican los mencionados evangelios, los fariseos le hacen ver a Jesús que sus discípulos estaban infringiendo la ley:

    Marcos 2:24
    24.- Entonces los fariseos le dijeron: Mira, ¿por qué hacen en el día de reposo lo que no es lícito? 

     Mateo 12:2
    2.- Viéndolo los fariseos, le dijeron: He aquí tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el día de reposo. 

     Lucas 6:2
    2.- Y algunos de los fariseos les dijeron: ¿Por qué hacéis lo que no es lícito hacer en los días de reposo? 

    Jesús les responde, así nos lo señalan los tres evangelios precitados, aludiendo a lo hecho por David, según 1º de Samuel 21:1-6, cuando se encontraba huyendo de Saúl, a la sazón rey de Israel.

    Marcos 2:25-26

    25.- Pero él les dijo: ¿Nunca leísteis lo que hizo David cuando tuvo necesidad, y sintió hambre, él y los que con él estaban;
    26.- cómo entró en la casa de Dios, siendo Abiatar sumo sacerdote, y comió los panes de la proposición, de los cuales no es lícito comer sino a los sacerdotes, y aun dio a los que con él estaban? 

    Mateo 12:3-4

    3.- Pero él les dijo: ¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y los que con él estaban tuvieron hambre; 
    4.- cómo entró en la casa de Dios, y comió los panes de la proposición, que no les era lícito comer ni a él ni a los que con él estaban, sino solamente a los sacerdotes? 5.- ¿O no habéis leído en la ley, cómo en el día de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo, y son sin culpa? 


    Lucas 6:3-4
    3.- Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Ni aun esto habéis leído, lo que hizo David cuando tuvo hambre él, y los que con él estaban;
    4.- cómo entró en la casa de Dios, y tomó los panes de la proposición, de los cuales no es lícito comer sino sólo a los sacerdotes, y comió, y dio también a los que estaban con él?

     Los tres evangelistas narran, aunque con estilos diferentes, un mismo hecho, hasta allí todo está bien, no hay ( en apariencia), ninguna irregularidad… pero si prestamos un poco de atención nos daremos cuenta que, aún cuando los tres autores hacen referencia a un mismo evento, sólo Marcos precisa el nombre del sumo sacerdote, que según él (Marcos), Jesús/Cristo/Dios menciona: “Abiatar”, ni Mateo, ni Lucas indican el nombre del sumo sacerdote, ninguno de ellos (Mateo o Lucas), mencionan el nombre “Abiatar”… únicamente Marcos lo hace.

    En este estado de cosas es conveniente, más aún es necesario, es preciso, que conozcamos en detalle lo que Samuel, en 1º de Samuel 21:1-6, dice que sucedió:

    1ª de Samuel 21:1-6
    1.- Vino David a Nob, al sacerdote Ahimelec; y se sorprendió Ahimelec de su encuentro, y le dijo: ¿Cómo vienes tú solo, y nadie contigo? 
    2.- Y respondió David al sacerdote Ahimelec: El rey me encomendó un asunto, y me dijo: Nadie sepa cosa alguna del asunto a que te envío, y lo que te he encomendado; y yo les señalé a los criados un cierto lugar. 
    3.- Ahora, pues, ¿qué tienes a mano? Dame cinco panes, o lo que tengas. 
    4.- El sacerdote respondió a David y dijo: No tengo pan común a la mano, solamente tengo pan sagrado; pero lo daré si los criados se han guardado a lo menos de mujeres. 
    5.- Y David respondió al sacerdote, y le dijo: En verdad las mujeres han estado lejos de nosotros ayer y anteayer; cuando yo salí, ya los vasos de los jóvenes eran santos, aunque el viaje es profano; ¿cuánto más no serán santos hoy sus vasos? 
    6.- Así el sacerdote le dio el pan sagrado, porque allí no había otro pan sino los panes de la proposición, los cuales habían sido quitados de la presencia de Jehová, para poner panes calientes el día que aquéllos fueron quitados.

    Si, amigo lector, leyó usted bien, el nombre que menciona Samuel es “Ahimelec”… le invito a que lo lea de nuevo… no es “Abiatar”, como, según Marcos, dijo Jesús/Cristo/Dios.

    Pero, ¿quiénes eran estos personajes?, ¿se trata, acaso, del mismo hombre, con otro nombre?, ¿Será que el nombre era “Ahimelec” y “Abiatar” el apodo?...

    Aparentemente el nombre “Ahimelec”, traducido al español, significa algo así como:” hermano de un rey” o “ Mi hermano es rey”, dicho nombre lo ostentaban tres hombres en el Antiguo Testamento:

    1. El sacerdote que, sin saber que David era fugitivo de Saúl, le ayudó dándole “el pan de la proposición” y la espada de Goliat. Este sacerdote era hijo de Ahitob y bisnieto de Elí.

    2. El hijo de Abiatar, y nieto de Ahimelec. El sacerdote mencionado en el párrafo anterior fue el padre de Abiatar, este Abiatar tuvo un hijo al cual puso el nombre Ahimelec, el mismo que tenía su padre.

    3. Un heteo que acompañó a David al campamento de Saúl

    De todo lo expuesto podemos concluir que el nombre correcto del sacerdote en cuestión era, según Samuel, Ahimelec y no Abiatar como, según Marcos, dice Jesús/Cristo/Dios.

    Que Usted, yo o cualquier otro ser humano se equivoque es permisible, aceptable, no queda de otra, total, somos seres humanos, proclives al error, pero… que se equivoque Jesús/El Cristo/Dios… no se… no suena bien.

    Es posible que hayan otras tres explicaciones: tal vez Jesús/El Cristo/Dios, no se equivocó, quizás la equivocación fue de Marcos, o puede ser que el error sea del traductor, más aún, dicho dislate tal vez sea autoría del transcriptor.

    En cualquiera de los probables casos:
    A.- Se equivocó Jesús/El Cristo/Dios.
    B.- Se equivocó Marcos.
    C.- Se equivocó el traductor.
    D.- Se equivocó el transcriptor.

    Es evidente, irrefutable, que alguien, en el paroxismo de la estulticia, se equivocó, lo que da origen a algunas interrogantes:

    1.- ¿Es, en realidad, “La Santa Biblia” inspirada por Dios?
    2.- ¿De ser así, es decir inspirada por Dios, puede “La Santa Biblia”, “inspirada por Dios”, contener errores?
    3.- En caso de aceptar la “remotísima” posibilidad de que haya errores en “La Santa Biblia”, tomando en cuenta que ha sido “manoseada” por hombres, ¿es confiable “La Santa Biblia”, cuántos otros errores hay en la misma?.

    Verdad (según la Real Academia de la Lengua Española, RAE):
    Juicio o proposición que no puede ser negada racionalmente

    Los lectores interesados en un contacto personal con el editor de este blog pueden enviar sus mensajes a la siguiente cuenta: 
    venser5962@gmail.com 

    4 comentarios:

    1. Sin comentarios,,, Solo quisiera agregar algo en lo personal, La imaginacion que cada ser humano tiene, es tan infinita que podriamos crear los dioses que cada uno queramos; o uno por persona por lo menos. Pero como hay personas que les gusta flojear y que los demas hagan las cosas por ellos, buscan que alguien se los consiga, eh incluso que les busquen el dios que mas les acomode a sus necesidades. Y por que no decir, el que Ofresca las mejores garantias no solo en esta vida en la tierra, sino tambien en la vida futura. Ahi se los dejo, Gracias!! Armando

      ResponderEliminar
    2. parece que el dueño de este blog tampoco leyo bien
      el mesias se esta refiriendo al sumo sacerdote no al sacerdote

      ResponderEliminar
    3. ABIATAR PUDO SER EL SUMO SACERDOTE Y AHIMELEC, GOMO HIJO DE ESTE, EL SACERDOTE, CON LO CUAL NO HABRIA ERROR, MENOS CONSIDERANDO QUE ERA NIETE DE AHIMELEC, PADRE DE AVIATAR

      ResponderEliminar
    4. http://labibliadice.org/pregunta-del-dia/abiatar-fue-sumo-sacerdote/

      ResponderEliminar